Bienvenidos a Corazón de Paúl- @Corazondepaul- Corazón de Paúl TV - www.corazondepaul.com
Corazón de Paúl es administrado por un seminarista vicentino- Medio de comunicación y de difusión alternativo de la familia vicentina de américa latina---- tus mensajes a corazondepaul@gmail.com

martes, 17 de septiembre de 2013

LAS VICTIMAS Y LOS POBRES DE HOY EN COLOMBIA

Hoy más que nunca se piensa que Colombia así como ocupó el primer lugar en exportación de café, lo hace en otros espacios y no solo en lo que de productividad se trata, este país está entre los primeros puestos en narcotráfico, delincuencia, corrupción, desplazados internos, y no se queda atrás en la violación de los derechos humanos.

Los colores que marcan los niveles de injusticia en Colombia han llegado al extremo negro, por un lado el tinte social y el panorama político jamás han marcado para bien y la credibilidad de los ciudadanos ha caído, de tal modo que hoy la mayoría de los colombianos viven del rebusque y buscan de todas las maneras ser ellos también injustos.

El conflicto interno en Colombia es una de las arterias taponadas que ha ido deteriorando el corazón de la democracia, hasta el punto de producirle infartos de violencia a lo largo de la historia, todas las salidas se han abierto y se han caminado hacia ellas sin lograr ningún resultado para los frenéticos  resultados del conflicto armado.
Los fracasados intentos de golpes de estado y la toma de poder territorial  por parte de los subversivos han dejado a su paso miles de individuos violentados, asesinados, secuestrados y despojados de sus tierras, condenados a vivir en el exilio. La situación en el país se vuelve tensionante cuando los brazos cruzados del gobierno le entregaron en el pasado a estos grupos centenares de oportunidades y el legado de Pastrana como presidente fue “la silla vacía” en la que se cerraban de una vez y para siempre las posibilidades del dialogo con la cabeza visible de las Farc, Manuel Marulanda; la artillería democrática en busca de estabilizar el país se centraría en “la mano firme y corazón grande” de la fuerza política que daría los mayores goples militares a los grupos guerrilleros a costa de algunos “encierros políticos” y maquinaria maquillada de la opinión pública; la actualidad política nos presenta una cara confusa entre el dialogo y el prestigio alcanzado en el gobierno Uribe de control social.

La Fuerza Armada Colombiana alcanza furor y “gloria”, de tal modo que se habla de un ejército poderoso y establemente económico, a diario las noticas muestran la cara agradable de los hombres heroicos que entregan sus vidas a causa de la seguridad de los colombianos, eso es en una pequeña parte cierto para los “rasos” que combaten a diario en las montañas colombianas, la propaganda para reclutar es tan convincente que se nos olvida por un momento la otra cara no tan agradable.

Los delitos de lesa humanidad que van en contra de los Derechos Humanos y de todo principio natural, lo cometen tres agentes principales, por un lado el mal denominado “ejercito del pueblo” y todos los grupos al margen de la ley que pasan por encima de todo principio ético y moral del que se puede hablar; por otro lado los militares, los falsos positivos, la extorción y el abuso del poder, tan solo por citar estos tan mencionados; y por último y no menos violento el poder político, que se hace el de la oreja gacha frente a ciertos delitos, llevando a la no reparación de las víctimas y la impunidad, la corrupción y los desniveles de justicia que llevan a la pobreza extrema.

Este último, la política, juega un papel importante, en primer lugar por ser legislador de normas y presentarse como autoridad moral frente a los demás ciudadanos, y en segundo lugar porque ellos en últimas son los garantes del cumplimiento de los Derechos Humanos. ¿Cómo se viola un derecho? Cuando no se dan las herramientas posibles para alcanzarlo o cuando no se agotan todas las oportunidades para hacerlo accesible; el colombiano promedio a duras penas conoce los tres primeros Derechos, ya que la educación pública en algunos lugares no es lo suficiente fuerte para garantizar un desempeño académico sobresaliente. La carta magna promulgada por la ONU, en algunos rincones de la tierra criolla, se ha ignorado en tal manera que se pasa por encima del Hombre como si fuese un animal sin ningún tipo de dignidad.


Todas las víctimas, todos los colombianos que han quedado en el medio del conflicto,  han quedado silenciados por la mano de la impunidad, dormidos por el brazo mediático del gobierno y por encima de todo han quedado cubiertos por el manto de la ignorancia y la ignominia. Derechos Humanos es una operación a corazón abierto que necesita muy urgente nuestra patria, si no quiere morir de un infarto de injusticia.


POR ANDRÉS FELIPE ROJAS SAAVEDRA 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Corazón de Paúl Stereo