5 Cosas que no sabias de San Vicente

desde www.corazondepaul.com 

5 cosas sanvicente

5 COSAS QUE NO SABIAS DE SAN VICENTE DE PAUL
Por Andrés Felipe Rojas

De seguro muchas cosas de las que estarán en nuestro elenco ya la conocías pero otras no, San Vicente de Paúl, siempre será para nosotros un motivo de estudio, cada día descubrimos el gran valor de nuestro santo para la vida de la Iglesia, así que empecemos.

1. LA ORDENACIÓN DE SAN VICENTE:

cinco cosas dos
De seguro te han contado que San Vicente de Paúl se ordenó a los ¡20 años! Una edad no canónica en ese tiempo, Trento había definido que la edad para ordenarse era de 25 años, cómo es hasta nuestros días. En ese tiempo, no era una formación exigente, ni existían los seminarios cómo hoy los conocemos, por eso tal vez san Vicente vio la necesidad 17 años más tarde de formar sacerdotes.

2. LA CONVERSIÓN DE SAN VICENTE DE PAÚL.

cinco cosas tres
San Vicente sólo vino a reconocer su misión a los 37 años de edad, después de llevar una vida buscando a Dios en muchos lugares, lo encontró en un campesino moribundo que antes de morir se confiesa con San Vicente, y ante la insistencia de la Señora de Gondi, predica un sermón el 25 de enero de 1617, y frente al éxito que Dios le dio por medio de esa predicación, empieza a perfilar en su corazón la obra de las misiones.

3. LA SALUD DE SAN VICENTE

cinco cosas cuatro
Vivió 80 años, treinta más que el promedio de vida de la época, de baja estatura (1,59) buena musculatura, no tenía ninguna inmunidad frente a las enfermedades (vacunas), a los 25 años un flechazo que lo hizo sufrir por muchos años, no se cansaba tan fácil caminaba demasiado, a caballo recorría grandes extensiones.
Era propenso a la fiebre, 1608-1609 guarda cama por salud (un mozo le roba el dinero de su patrón) 1615 empieza a sufrir de las piernas (hasta el fin de sus días), 1632 compra un caballo para andar por todo lado. 1649 lo obligan el Arzobispo de Paris a montar en carrosa, regalada por la Duquesa de Aiguillon. 1655 se le hinchan las piernas hasta las rodillas (no puede hacer genuflexión y se sirve de un bastón) 1658 ulceración de la pierna derecha y no vuelve a salir de San Lázaro, por un tiempo no puede ya celebrar Misa, anda en muletas, y en la fiesta de la Asunción de 1660 debe celebrar sentado. Se le suman enfermedad de 1659 del mal de piedra (litiasis- cálculos) y retención de orina. Postrado en un Jergón que era su cama (colchón de paja) y fue golpeado por un caballo que lo tumbo al suelo.

4. SU MODESTIA Y SU GENIO

cinco cosas cinco
San Vicente no era un viejito bonachón y siempre alegre, tenía un carácter fuerte y llamaba la atención constantemente en la repetición de oración y en sus predicaciones a los sacerdotes y seminaristas, cuando perdían mucho el tiempo, cuando exigían comodidades, cuando hacían comentarios impertinentes y entre otras muchas más relacionadas a la forma de orar y de vida comunitaria. Nunca se dejó pintar, ya que en la época era común los retratos, san Vicente nunca lo permitió, y si no fueran por los hermanos de la comunidad Ducourneau y Robinau, no tendríamos sus conferencias y muchos de sus rasgos característicos a la hora de predicar o “regañar”.

5. SAN VICENTE Y LAS COMUNIDADES RELIGIOSAS DE LA ÉPOCA.

cinco cosas seis
De pronto no conoces la gran influencia que San Vicente tuvo con otras comunidades de la época, cómo bien sabes san Vicente fundó la Congregación de la Misión (Misioneros Vicentinos) y las Hijas de la Caridad. Pero fue superior General de las Hermanas de la Visitación, fundadas por San Francisco de Sales; fue educado por Franciscanos y perteneció a la tercera orden seglar de San Francisco; se inspiró y perteneció al Oratorio, un grupo de espiritualidad de Monseñor Berulle; y por su puesto conoció y compartió con dos contemporáneos suyo que fundaron dos comunidades también grandes San Juan Eudes y Juan Jacobo Olier; Tenia gran respeto y amor por la Compañía de Jesús a la que llamaba “la Gran Compañía” de ahí que a la Congregación de la Misión él la llamaba “la pequeña Compañía”; de los Benedictinos se inspiró para tomar el cuarto voto para los misioneros, el de la obediencia. Y actualmente san Vicente ha inspirado más de 100 comunidades religiosas y sociedades de vida apostólica que lo han tomado cómo patrono o se inspiran en su obra.

Si te gusto este top cinco no olvides compartir y comentar si quieres ver más de nuestro contenido.