Bienvenidos a Corazón de Paúl- @Corazondepaul- Corazón de Paúl TV - www.corazondepaul.com
Corazón de Paúl es administrado por un seminarista vicentino- Medio de comunicación y de difusión alternativo de la familia vicentina de américa latina---- tus mensajes a corazondepaul@gmail.com

lunes, 16 de febrero de 2015

CELEBRACIÓN LITÚRGICA DEL MIÉRCOLES DE CENIZA- ESQUEMA

MIÉRCOLES DE CENIZA


INTRODUCCIÓN

Hermanos y hermanas, unidos a la Iglesia Universal, iniciamos hoy los cuarenta días de preparación para la celebración de la Pascua de la resurrección del Señor, que es la fiesta más grande de la fe. Empezamos un tiempo que pone el énfasis en la conversión, una etapa del año en la que nos ejercitamos en la renuncia al mundo, a la carne, al pecado y al demonio; tiempo en que la Iglesia manda la penitencia, que consiste en oración, abstinencia y caridad, acompañados del arrepentimiento por nuestros pecados. Así nos unimos a la muerte de Cristo, para resucitar con él, al mismo tiempo que nos fortalecemos en él para vencer al mal en nuestras vidas.

La ceniza que hoy vamos a imponer sobre nuestra cabeza como signo de penitencia, nos recuerda que este mundo material y temporal es pasajero y no vale la pena depender de él. Mientras que hay que someter todo a la vida nueva y eterna que Cristo nos regaló el día del Bautismo, por los méritos de su gloriosa Pasión y Resurrección. Dispongámonos a participar con atención.

Canto o silencio

BENDICIÓN:
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Monición de entrada.

«Conviértanse y crean en el Evangelio», ésa es la invitación que Jesús nos hace hoy a través de la Iglesia.
Convertirse quiere decir volverse hacia Dios. Supone más un dirigirse hacia Alguien que llama que un desprenderse del egoísmo y optar por una nueva concepción de la vida. Para acoger un mensaje, hay que elevar ante todo los ojos hacia el mensajero.
Por este motivo, Jesús hizo una llamada a la conversión en el momento en que iba a anunciar a los hombres la Buena Nueva del Reino de Dios, y Pedro reitera esa misma llamada el día de Pentecostés. La conversión, a la que somos invitados, consistirá, ante todo en una intensificación de nuestra relación personal con Jesús.

Oración colecta

Padre bueno, Concédenos poder inaugurar con este ayuno santo la vigilancia propia de nuestro combate cristiano, para que el vigor que comunica a nuestro ser la austeridad de la Cuaresma afirme nuestra fortaleza en la lucha cotidiana contra el mal y en el progreso de la virtud. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


CELEBRACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS


Monición.

El llamamiento que hace el profeta Joel al pueblo de Dios para una celebración comunitaria de penitencia y su alusión a la conversión íntima nos dispondrán a escuchar la invitación de San Pablo, que nos pide "por Cristo, que nos dejemos reconciliar con Dios», pues «ahora es el día de la salvación». Al ver seguidamente en Jesús con qué espíritu se debe hacer la limosna, la oración y el ayuno, descubriremos que no es la Iglesia quien ha elaborado las diversas modalidades de penitencia, sino que las ha recibido de su Señor.

Del libro del profeta Joel (2, 12-18)

Dice el Señor todopoderoso: Convertíos a mi de todo corazón: con ayuno, con llanto, con luto. Rasgad los corazones no las vestiduras: Convertíos al Señor Dios vuestro; porque es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad, y se arrepiente de las amenazas. Quizá se convierta y se arrepienta y nos deje todavía la bendición, la ofrenda, la libación del Señor nuestro Dios. Tocad la trompeta en Sión, proclamad el ayuno, convocad la reunión; congregad al pueblo, santificad la asamblea, reunid a los ancianos, congregad a muchachos y niños de pecho. Salga el esposo de la alcoba; la esposa del tálamo. Entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes, ministros del Señor, diciendo: «Perdona, Señor, perdona a tu pueblo, no entregues tu heredad al oprobio; no la dominen los gentiles, no se diga entre las naciones: «¿Dónde está su Dios?» Que el Señor sienta celo por su tierra y perdone a su pueblo.

Palabra de Dios.

Salmo 50
R. Misericordia, Señor: hemos pecado.
Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa.
Lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado.
Contra ti, contra ti sólo pequé. R.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso.
Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará su alabanza. R.

De la 2ª carta del apóstol san Pablo a los Corintios (5,20-6,2)
Hermanos: Somos embajadores de Cristo, siendo Dios el que por medio nuestro os exhorta; os lo pedimos por Cristo: dejaos reconciliar con Dios. El cual, por nosotros hizo pecado al que no conocía el pecado, para que por él llegáramos a ser justicia de Dios. Os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios. Porque él dice: «En el tiempo de la gracia te escucho ¡en el día de la salvación te ayudo» Pues mirad: Ahora es el tiempo de la gracia; ahora es el día de la salvación.
Palabra de Dios.

EVANGELIO:
Escuchen la Palabra del Señor, según el Evangelio de san Mateo (6, 1-6. 16-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos, de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial.
Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha ¡así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará.
Cuando recéis no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Cuando tú vayas a rezar entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que esta en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.
Cuando ayunéis no andéis cabizbajos, como los farsantes que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre que esta en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»
Palabra del Señor.


Reflexión del texto o momento de silencio.


IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Conviértete y cree en el Evangelio.
O bien:
Acuérdate que polvo eres y en polvo te has de convertir.

PLEGARIA COMÚN

Hermanos:

Pidamos confiadamente a Dios, Padre misericordioso, para que, por la penitencia y la escucha de su Palabra, vivamos en santidad y justicia todos nuestros días. Digámosle:

Santifica, Señor, a tu pueblo.

-Padre santo, que nos diste a Cristo como pastor de nuestras vidas, ayuda a los pastores y a los pueblos a ellos confiados, para que no falte nunca al rebaño la solicitud de sus pastores ni falte a los pastores la obediencia de su rebaño. R.

-Dirige, Señor, el sentir de los pueblos y la mente de sus gobernantes por los caminos de tu voluntad, para que procuren con empeño el bien común. R.

-Tú que creaste a todos los hombres a imagen tuya, haz que sintamos horror de las injusticias y desigualdades entre los hombres. R.

-Llama a tu amistad y a tu verdad a los que viven alejados de ti, y a nosotros enséñanos cómo podemos ayudarlos. R.

Pueden añadirse algunas intenciones libres.

Padrenuestro
Con el gozo de sabernos hijos de Dios, acudamos a nuestro Padre diciendo: Padre nuestro…


Oración
Dios, que conviertes a ti los corazones de los creyentes, escucha nuestras súplicas: Concédenos abandonar los senderos del error para seguir a Cristo tu Hijo, por el camino que conduce a la vida; para que fieles a las promesas del bautismo, vivamos coherentemente con nuestra fe, testimoniando con valor la verdad de tu Palabra. Por Cristo nuestro Señor.


Despedida

Que esta ceniza sea signo de nuestro compromiso de vivir la cuaresma como un camino de conversión que nos lleve al encuentro personal con Jesucristo resucitado, liberador del hombre caído en esclavitud.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Corazón de Paúl Stereo