Corazón de Paúl- Misioneros con corazón Vicentino

Medio de Comunicación y de Evangelización de la Iglesia Católica inspirados en el Carisma Vicentino. Anunciando a Jesucristo evangelizador de los Pobres.

Noticias

Bienvenidos a Corazón de Paúl- @Corazondepaul- Corazón de Paúl TV - www.corazondepaul.com
Corazón de Paúl es administrado por un seminarista vicentino- Medio de comunicación y de Evangelización de la Iglesia Católica, inspirados en el Carisma Vicentino, al servicio de la familia vicentina---- tus mensajes a corazondepaul@gmail.com. Corazón de Paúl es el primer canal de Youtube de la Familia Vicentina en Colombia

sábado, 13 de febrero de 2016

ENCUENTRO DE FORMACIÓN DE FORMADORES CLAPVI 8 DÍA

CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE PROVINCIAS VICENTINAS
-CLAPVI-

“V CURSO DE FORMACIÓN DE FORMADORES”
Seminario Villa Paúl
Miércoles 10 de febrero de 2016
 
RATIO FORMATIONIS – CAPÍTULO VI
CRONICA DÉCIMO DÍA
P. Chuno, C.M
                       
Hoy nos tocó reflexionar en torno al CAP. 6 de la Ratio sobre la “FORMACION DE LOS HERMANOS EN LA ETAPA POSTERIOR AL SEMINARIO INTERNO”. Según el programa inicial le correspondía la exposición al Hno. Stuardo Marroquín, CM. de la provincia de América Central, pero por motivos familiares no pudo asistir al curso. Los organizadores le confiaron la tarea al P. Marlio Nasayó, CM., Director Espiritual del Seminario Mayor La Milagrosa, Colombia, y creo que fue muy acertada la designación, no sólo por la claridad de la exposición, sino porque el P. Marlio refleja un profundo respeto y amor por la vocación del Hermano en la CM. Sus aportes fueron enriquecidos con el testimonio y las apreciaciones de los hermanos Octavio Betancourt y Jairo Valero, ambos de la provincia de Colombia y con una gran experiencia misionera en la Congregación.
El P. Marlio presentó, a manera de introducción, los antecedentes históricos de los hermanos en la historia de la Iglesia, destacando el origen de esta vocación misionera en el pensamiento de san Vicente y en la Congregación. Recordó algunos hermanos ejemplares de la Pequeña Compañía: los hermanos secretarios Ducourneau y Robineau, el hermano Alejandro Veronne, enfermero personal de san Vicente, los hermanos Parre y Regnard en el servicio de la caridad, el hermano Dubourdieu en la misión diplomática de Berbería… Luego hizo mención de los hermanos mártires de la persecución religiosa española, recientemente beatificados por el Papa Francisco, los hermanos Luis Aguirre Bilbao, Narciso Pascual Pascual y Salustiano González Crespo.
En nuestras provincial latinoamericanas, los hermanos han realizado una gran obra de servicio a la Iglesia y a los pobres, pero lamentablemente en los últimos 60 años ha habido una progresiva y preocupante disminución en el número de hermanos (en 1948 había 625 hermanos en la CM, en la actualidad son un promedio de 150).
Al hablar de la identidad del Hermano en la CM, el P. Marlio trajo a colación el documento 

HERMANOS PARA LA MISION – 1989, donde se afirma que la vocación del hermano vicentino es una vocación cristiana, consagrada y vicentina, “completa en sí misma como verdadero don de Dios, con su contenido especial, no una vocación que sea medio clerical, medio laica. (N°2). Así, el hermano en la Congregación refleja en su vida a Jesús servidor de los pobres, es un discípulo que sigue a Cristo para llevar el evangelio a los pobres.
Con esta interesante introducción, el P. Marlio presentó cada una de las secciones de la Ratio, poniendo énfasis en algunos puntos de especial consideración. Luego, a manera de síntesis, resumió su reflexión en estos puntos o líneas programáticas:
1.      El hermano ha de caracterizarse por una formación humana profunda, que lo lleve a valorarse en todo lo que es y puede. El hermano por sí mismo, ha de considerarse y ser un misionero en todo el sentido de la palabra, y sentirse plenamente realizado en su propia vocación.
2.      Nuestra pastoral vocacional debe presentar claramente la vocación misionera vicentina, como sacerdote o hermano.
3.      Tanto el sacerdote como el hermano están llamados para ser discípulos de Cristo, y seguir sus huellas en la evangelización de los pobres.
4.      La profundización en el bautismo: El fundamento está en la consagración bautismal, él da las bases para comprender el enraizamiento en Cristo, y la misión propia, que se desprende de este sacramento
5.      Debe haber un sano equilibrio entre la formación teológica y la formación técnica concreta.
6.      En el eje vicentino, se debe incluir el estudio y la meditación de las grandes figuras de hermanos que han hecho historia en la vida de la Congregación.
7.      Es muy recomendable que nuestros hermanos se involucren en la formación permanente que se da en otras comunidades de vida consagrada, sobre todo en aquellas que tienen un carisma similar al nuestro.
8.      Los ministerios laicales no se reducen a funciones litúrgicas sino que posibilitan un apostolado fecundo, como la catequesis, los cursos bíblicos, la atención a los enfermos y las obras sociales.
9.      La ratio insiste en que el hermano es un laico, ministro y colaborador en igualdad de condiciones que el sacerdote. Por ello los hermanos deben brillar con competencia profesional, para llegar efectivamente a los pobres y ayudarlos en su promoción integral.
10.  En la medida de las posibilidades, los hermanos deben involucrarse en la pastoral vocacional.
11.  La especialización que adquiera el hermano, ha de ser para un mejor servicio de la comunidad, y para colocar estos talentos al servicio de los pobres. Especialización técnica que requiere de la formación permanente.
12.  Es necesario e importante conocer la experiencia actual y los procesos formativos que siguen en otras comunidades de hermanos.
Por la tarde los grupos trabajaron en base a cuatros preguntas que planteó el P. Marlio.
·         Por las respuestas se puede apreciar que en general hay una buena relación entre los sacerdotes y los hermanos, se reconoce y aprecia su vocación, y se valora el servicio que realizan en la CM.
·         En la actualidad, los hermanos desempeñan distintos trabajos y apostolados: enfermeros, sacristanes, administradores, ecónomos locales, formación, asesores de grupos parroquiales, catequistas, misiones populares, e incluso superior local.
·         En general, en nuestras provincias se promueve la vocación del hermano, pero hace falta clarificar aún más lo específico de su vocación misionera. En cuanto a la formación, hay distintas experiencias. En algunas provincias los hermanos reciben formación filosófica y teológica. Se insistió en la formación permanente y en la profesionalización, según sus aptitudes personales.
·         A CLAPVI se le sugirió organizar cursos de formación para hermanos atendiendo a las indicaciones de la Ratio, propiciar un estudio claro de la vocación y misión del Hermano en la CM, escribir una historia de los hermanos en la tradición vicentina.
Por la tarde celebramos Miércoles de Ceniza con una gran participación de feligreses de Funza. Los seminaristas y miembros de la comunidad estuvieron imponiendo la ceniza todo el día en la capilla, colegios e instituciones… un gran despliegue misionero para dar inicio a la Cuaresma.










Corazón de Paúl Stereo

Random

Con tecnología de Blogger.