Bienvenidos a Corazón de Paúl- @Corazondepaul- Corazón de Paúl TV - www.corazondepaul.com
Corazón de Paúl es administrado por un seminarista vicentino- Medio de comunicación y de difusión alternativo de la familia vicentina de américa latina---- tus mensajes a corazondepaul@gmail.com

martes, 5 de noviembre de 2013

LITURGIA DE LOS NUEVOS BEATOS DE LA FAMILIA VICENTINA


Día 06 de Noviembre
BEATOS MARTIRES ESPAÑOLES DE LA FAMILIA VICENTINA DEL S. XX
Memoria obligatoria



LAUDES

Monición introductoria:

Durante los años 1934-1939, muchos cristianos sufrieron la muerte en España bajo la persecución promovida por el comunismo ateo. Con valentía dieron testimonio de su Fe y han sido beatificados el 13 de octubre de 2013.

Entre ellos hay 14 misioneros de la Congregación de la Misión (Paúles o Vicentinos), tres de ellos Hermanos coadjutores, y 27 Hijas de la Caridad además de una Hija de María.


He aquí el elenco de los mártires:

De la Congregación de la Misión:
P. Fortunato Velasco Tobar, P. Leoncio Pérez Nebreda, Hno. Luis Aguirre Bilbao, P. Antonio Carmaniú y Mercader, P. Ireneo Rodríguez González, P. Gregorio Cermeño Barceló, P. Vicente Vilumbrales Fuente, Hno. Narciso Pascual Pascual, P. Tomás Pallarés Ibáñez, Hno. Salustiano González Crespo, P. Amado García Sánchez, P. Andrés Avelino Gutiérrez Moral, P. Ricardo Atanes Castro y P. Pelayo José Granado Prieto.

De las Hijas de la Caridad:



 Hija de María: Dolores Broseta Bonet.

Nuestros mártires confesaron a Jesucristo antes de morir y perdonaron a los perseguidores con una adhesión inquebrantable a la fe católica, fueron fusilados unos, otros quemados o troceados por el hecho de ser seguidores de Jesucristo y continuadores de su misión. Pidamos por su intercesión, valentía y fortaleza para ser testigos firmes de la Fe en nuestro mundo.

Himno del común de mártires o el de las Hijas de la Caridad mártires estrenado en la beatificación.

A partir de la lectura breve: Del común de mártires

Después de la lectura breve se puede añadir alguna de las siguientes lecturas:

Del proceso del P. Fortunato Velasco, C.M.:

Llegaron los verdugos al seminario y empezaron los disparos, registros, interrogatorios, cautiverios, condenas y, al fin, los asesinatos, sucesos que nos hacen revivir la época de las primeras comunidades cristianas de la Iglesia. Estando en la cárcel escribe una carta a lápiz el 30 de julio, reveladora de su admirable serenidad y confianza en la Providencia; la carta iba dirigida al seminarista Manuel Herranz, que llegaría a ser misionero paúl: “Te escribo desde la prisión para comunicarte alguna cosilla… He estado toda la noche en la cárcel, y esta mañana he salido a declarar. A nosotros nos echan la culpa de todo el movimiento; por tanto estoy esperando me fusilen de un momento a otro. Ruega por mí… Moriré mártir en defensa de la fe… Yo ya me he ofrecido a Dios para que se haga su santa voluntad”. A eso de las once u once y media… le sacaron dela cárcel camino del cementerio. Allí le fusilaron… antes de recibir el tiro de muerte, el P. Fortunato oró a Dios por sus asesinos, les perdonó de todo corazón y con el grito: ¡Viva Cristo Rey!, cayó desplomado por una descarga de pólvora que le abrió la cabeza. Era el 24 de agosto de 1936; tenía treinta años cumplidos. Así moría el valiente defensor de la fe, dando testimonio de amor y esperanza invencibles.

O bien:

De una carta del Hno. Narciso Pascual, C.M., a sus padres:

El 5 de mayo de 1936, escribió a sus padres una carta donde expresaba al vivo su personalidad cristiana, valiente y decidida: “...me encuentro muy bien y sin novedad (…) supongo que no pasará nada. Pero si llega a pasar, ustedes no tengan pena, pues yo, si me matan, muero por Cristo y por salvar a la Patria. Yo nada más quiero que ustedes no tengan pena por nosotros, pues estamos bien. Yo no tengo miedo a nada de eso que se dice. Estoy dispuesto a todo, porque si morimos, morimos por la fe de Cristo y confesando a Cristo, y por nuestra amada Patria, en defensa de su santo ideal; y así nos salvaremos. Lo que les pido es que no se preocupen de nosotros, y que no tengan pena”. Murió fusilado el 6 de diciembre de 1936. Tenía 19 años de edad.

O bien:

Notas espirituales de Sor M. Adoración Cortés Bueno de Leganés:
“Me consagré a Dios y Él se dignó aceptar mi consagración ¡Qué bon-dad la suya! ¡Qué dicha la mía! ¿Con qué pagaré al Señor tan insigne merced?... Él para nada necesita de mí. Nada puedo darle que no sea suyo… ¡Pero hay tantas niñas que necesitan instrucción y educación cristiana! Y lo que haga con ellas, el Señor lo recibe como hecho a Él. ¡Las ama tanto!… Y cuanto yo sufra por ellas, el Señor lo recompensará como sufrido por Él; sí, por Él que tanto sufrió por mí… Dios mío, mientras me quede un instante de vida lo emplearé en llevarlas a Vos!... Dichosa yo mil veces si son mu-chas las que por mi medio os conocen, os aman y os sirven… y os glorifican eternamente en el Cielo. Llévenme allí sus oraciones, Señor, y vuestra infinita misericordia”


PRECES

Con la confianza de los hijos, invoquemos a Dios Padre, y pidámosle que nos enseñe a examinar nuestras vidas a la luz del Evangelio. Y digamos: Escúchanos Señor.

Por la Iglesia; para que proclame incansablemente el Evangelio de la paz
-y acoja en su seno a todos los discípulos de Jesús.

Por las vocaciones sacerdotales;
-para que nunca falten los ministros necesarios del evangelio.

Por las vocaciones a la Compañía de las Hijas de la Caridad y a la Congregación de la Misión,
-para que por la intercesión de nuestros mártires, nunca falten servidoras y evangelizadores de los pobres en nuestro mundo.

Por nuestro mundo;
-para que Dios escuche sus clamores de justicia y amor.

Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad;
-para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu.

Por nosotros, congregados en la casa del Señor;
-para que evitemos todo aquello que nos esclaviza o degrada en nuestra verdadera dignidad.

ORACIÓN


Oh Dios, Padre de todos, escucha nuestras peticiones y haz que siendo verdaderos discípulos llevemos nuestra cruz de cada día detrás de Cristo, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.


VÍSPERAS


Himno del común de mártires o el de las Hijas de la Caridad mártires.

A partir de la lectura breve: Del común de mártires

Después de la lectura breve y antes del responsorio:

Conferencias de San Vicente de Paúl:
“¡Quiera Dios que todos los que venga a entrar en la Compañía acu-dan con el pensamiento del martirio, con el deseo de sufrir en ella el martirio y de consagrarse por entero al servicio de Dios, tanto en los países lejanos como aquí, en cualquier lugar donde él quiera servirse de esta pobre y pequeña Compañía. Sí, con el pensamiento del martirio.

Deberíamos pedirle muchas veces a Dios esta gracia y esta disposición, de estar dispuestos a exponer nuestras vidas por su gloria y por la salvación del prójimo”.

O bien:
Hablando a las Hermanas del amor a la vocación afirma: “Hay entre vosotras algunas que, por la gracia de Dios, aman tanto su vocación que se dejarían crucificar, desgarrar y cortar en mil pedazos antes que sufrir algo en contra de ella por la misericordia de Dios”.


CELEBRACIÓN
DE LA
EUCARISTÍA

Color rojo. Misa del común de varios mártires nº 5. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada: Hoy hacemos recuerdo en una misma celebración de todos los mártires que ha habido en España a lo largo del siglo XX, un siglo en el que hubo persecución contra la Iglesia, pero en el que hubo también grandes testimonios de fe y amor a Jesucristo. Comenzamos entonando nuestro canto agradecido:

Canto de entrada

Acto Penitencial: Teniendo en cuenta la fe fuerte y arriesgada de nuestros hermanos y hermanas, con el corazón humilde por nuestra falta de testimonio cristiano, pedimos humildemente perdón a Dios por nuestros pecados.
Yo confieso…

Señor, ten piedad - Cristo, ten piedad - Señor, ten piedad


Oración colecta:
Aumenta, Señor, en nosotros aquella fe
que tus santos mártires conservaron hasta la muerte,
y haz que nos justifique
por haberla guardado con fidelidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.


PRECES:

Con la confianza de los hijos, invoquemos a Dios Padre, y pidámosle que nos enseñe a examinar nuestras vidas a la luz del Evangelio.

Por la Iglesia; para que proclame incansablemente el Evangelio de la paz y acoja en su seno a todos los discípulos de Jesús. Roguemos al Señor.

Por las vocaciones sacerdotales; para que nunca falten los ministros necesarios del evangelio. Roguemos al Señor.

Por las vocaciones a la Compañía de las Hijas de la Caridad y a la Congregación de la Misión, para que por la intercesión de nuestros mártires, nunca falten servidoras y evangelizadores de los pobres en nuestro mundo. Roguemos al Señor

Por nuestro mundo; para que Dios escuche sus clamores de justicia y amor. Roguemos al Señor.

Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.

Por nosotros, congregados en la casa del Señor; para que evitemos todo aquello que nos esclaviza o degrada en nuestra verdadera dignidad. Roguemos al Señor.


Oh Dios, Padre de todos, escucha nuestras peticiones
y haz que siendo verdaderos discípulos
llevemos nuestra cruz de cada día detrás de Cristo, tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.





Oración sobre las ofrendas:

Señor, Padre nuestro,
que en la fiesta de los mártires
del siglo XX en España,
sean aceptables a tus ojos,
como lo fue un día su glorioso martirio,
estos dones que vamos a ofrecerte.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración de Poscomunión:

Alimentados, Señor,
con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo,
concédenos, en la memoria de tus mártires,
permanecer siempre en ti,
perseverar en tu amor, vivir de tu vida
y ser conducidos por tu mano.
Por Jesucristo nuestro Señor.





FUENTE: MISIONEROS PAULES DE ESPAÑA. http://www.paulessalamanca.es/noticias.php?id_seccion=2

ADAPTACIÓN: P. MARLIO NASAYÓ LIÉVANO; C.M.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Corazón de Paúl Stereo